*Campos obligatorios
¿Olvidó su contraseña?

SONDEO SAE

26/04/2021

Incertidumbre electoral afectaría decisiones de inversión en 75% de empresas

El último sondeo realizado a los ejecutivos de las casi 300 empresas o instituciones suscritas al SAE entre el miércoles 21 y el viernes 23 de abril mostró una creciente preocupación respecto de las perspectivas electorales y su impacto sobre la economía nacional. En primer lugar, casi 70% de los ejecutivos consultados consideran-independientemente de sus preferencias electorales– que Keiko Fujimori obtendrá la victoria en la segunda vuelta por la presidencia. Sin embargo, es interesante notar que este resultado no fue homogéneo en los tres días que se realizó el sondeo. En el último día, los resultados dieron un favoritismo similar a ambos candidatos, es decir, ese día 50% consideró que Keiko Fujimori ganará, mientras que el otro 50% le dio más opción a Pedro Castillo.

Curiosamente, en un sondeo empresarial similar realizado luego de la primera vuelta del 2011, ocho de cada diez ejecutivos consultados tuvieron la percepción de que Keiko Fujimori le ganaría a Ollanta Humala en la definición de segunda vuelta.

Al ser consultados acerca de algunas propuestas expresadas o implícitas en el plan de gobierno de Perú Libre, los ejecutivos evidenciaron un grado extremo de preocupación de que estas medidas efectivamente se intenten implementar, dada la conformación del congreso electo. La aplicación de estas posibles reformas en un eventual gobierno de Pedro Castillo implicaría cambios drásticos de carácter constitucional. 85% de los ejecutivos asignaron una probabilidad alta o muy alta a que el rol empresarial del Estado se incrementaría significativamente, mientras que 79% señala una probabilidad similar de que se vulneraría la autonomía del BCR para financiar mayor gasto público. Asimismo, 65% le otorga una probabilidad alta o muy alta a que se desmantelen los tratados de libre comercio y se anulen los contratos de estabilidad tributaria.

Seis de cada diez ejecutivos encuentran altamente factible que se estaticen o nacionalicen empresas de los sectores minero, energético o de infraestructura, tal como se señala en el plan de gobierno de Perú Libre. La alta probabilidad de ocurrencia asignada a estas potenciales y radicales reformas constitucionales reflejaría una fuerte caída en las expectativas empresariales. La confianza para invertir pasó de 3 puntos en febrero a -27 puntos en abril, mientras que la confianza para contratar personal se deterioró de 3 puntos a -9 puntos en el mismo período.

Como consecuencia de lo anterior, 75% de los ejecutivos de las empresas clientes del SAE señaló que en sus corporaciones se tomó la decisión –o estarían por hacerlo– de aplazar algunas decisiones de inversión de corto plazo.
En primer lugar, 4% de los ejecutivos declaró que sus empresas tomaron la decisión de suspender sus decisiones de inversión de manera indefinida, mientras que 34% lo hicieron hasta después de la segunda vuelta. En segundo lugar, 37% de los ejecutivos mencionaron que es probable que sus empresas opten por postergar sus decisiones de inversión hasta después de la segunda vuelta. Finalmente, solo 25% de los empresarios informaron que sus decisiones de inversión de corto plazo no se han visto afectadas –y que difícilmente lo serían– ante los recientes resultados electorales.

A pesar de un contexto externo positivo –rápida reactivación de socios comerciales claves, muy buenos precios de metales y costos de financiamiento muy competitivos–, la incertidumbre electoral ya genera un impacto significativo en las decisiones empresariales. Desafortunadamente, independientemente de los resultados finales, esto retrasará aún más el proceso de recuperación económica de empresas y familias peruanas, fuertemente afectadas por la pandemia.

NUESTRA MIRADA

Elecciones 2021

Fujimori plantea una continuación del marco constitucional vigente, que en términos económicos prioriza la inversión privada. En contraste, Castillo proyecta un cambio profundo en el marco legal y, por tanto, una nueva dirección económica para el país. En este último caso, existe el riesgo de que se materialice una mayor participación del Estado en diversos sectores clave, incluso sin cambios constitucionales notorios.

SEGMENTO CORPORATIVO

La mayoría de las empresas del segmento corporativo no tendrán que mantenerse en modo “ajuste de costos” por varios años para repagar su deuda, y podrán destinar una parte de sus ingresos a retomar sus proyectos de inversión.

Bolivia 2006-2019

Es cierto que durante el periodo en que Evo Morales estuvo en el poder (2006-2019), la economía boliviana destacó en la región y alcanzó algunos logros sociales sobresalientes. Sin embargo, esos resultados fueron, en conjunto, inferiores a los que el Perú consiguió en el mismo periodo.

Contáctanos