*Campos obligatorios
¿Olvidó su contraseña?

Bono universal

28/04/2020

Bono universal cubrirá el 55% del gasto mensual de más de 6,5 millones de hogares

El 23 de abril, el presidente Martín Vizcarra anunció el otorgamiento de un bono especial por S/760 a 6,8 millones de hogares urbanos y rurales en todo el país, lo que requerirá un presupuesto de S/5 168 millones. Este bono complementa los subsidios quincenales previamente otorgados a más de 3 millones de familias vulnerables con un presupuesto de entre S/2 000 y S/2 700 millones que aún está pendiente completar.

Bajo un escenario de aislamiento social obligatorio de 8 semanas (hasta el 10 de mayo), la mayoría de los hogares subsistirán sin una fuente importante de ingresos, por tanto, difícilmente podrán cubrir sus gastos esenciales. De hecho, una encuesta de Ipsos Perú, realizada luego de la primera quincena de cuarentena, encontró que 35% de los hogares urbanos habrían dejado de recibir ingresos en su totalidad, mientras que otro 31% sufrió una reducción significativa. Esta contracción en los ingresos y la baja capacidad de ahorro han afectado severamente la sostenibilidad de al menos dos de cada tres hogares.

El primer ministro Vicente Zeballos mencionó que la cobertura de este bono universal excluiría a aquellos hogares en que algún miembro registrara ingresos formales. Si se aplicase este criterio, se correría el riesgo de que un número importante de familias quedase fuera del bono universal y no se atienda a los 6,8 millones de hogares. Las fuentes de ingresos familiares son, en la práctica, más complejas. En la realidad, ambos tipos de ingresos conviven en una misma familia. Según estimaciones de APOYO Consultoría, 1,7 millones de familias peruanas registran ingresos mixtos -de fuentes formales e informales-. Incluso, en este tipo de hogares, casi el 45% de sus ingresos es informal.

Los primeros bonos quincenales establecidos por el Gobierno habrían sido cobrados por entre el 90% y 95% de las familias vulnerables seleccionadas. Sin embargo, identificar los siguientes segmentos, como los hogares de ingresos independientes, habría sido más complicado. Probablemente, los 6,8 millones de hogares mencionados por el Presidente -aparentemente, sin incluir a las familias venezolanas residentes, lo que sería preocupante- habrían sido estimados como diferencia del total de hogares en el país (9 millones) menos aquellos que cuenten con algún tipo de ingreso formal regular. Este último grupo de hogares excluidos del beneficio del bono correspondería a aquellos en donde la mayor parte de sus ingresos provienen del sector público o del sector privado formal. En este sentido, en el 2018 existían alrededor de 2,6 millones de hogares cuyos ingresos correspondían mayoritariamente (más del 50%) a fuentes de trabajo formales. Es decir, por diferencia, casi 6,5 millones se caracterizarán por depender mayoritariamente de fuentes de ingreso informales o por no contar con ingresos laborales (por ejemplo, agricultores de subsistencia, jubilados y desempleados), un nivel muy cercano a la cifra de beneficiados anunciada por el Presidente.

Según estimaciones de APOYO Consultoría, los S/760 del bono universal permitirán cubrir aproximadamente el 55% del gasto mensual promedio de los 6,5 – 6,8 millones de hogares que componen el grupo objetivo de este programa de gobierno.

La canalización de recursos financieros como parte de las medidas de alivio económico para las familias durante estas ocho semanas de aislamiento obligatorio representa un reto logístico importante para el Gobierno. El complicado proceso de identificar y llegar a los hogares necesitados ha dejado en evidencia la falta de un sistema de cuentas financieras individuales para toda la población y de rastreo, algo que podría haber sido facilitado por las nuevas tecnologías digitales. Alcanzar este bono universal a esos millones de familias con prontitud resulta crítico.

NUESTRA MIRADA

Panorama económico

En los últimos dos meses, hemos observado diversas señales que sugieren que la economía global y local han empezado a recuperarse gradualmente. Esta es una noticia positiva y se explica en buena parte por el inicio de los procesos de reapertura económica. Sin embargo, esta recuperación es “frágil”, pues hay diversos riesgos que podrían ralentizarla.

Nota del Economista Jefe

Nos espera un largo y difícil camino para recuperar la economía y para construir un Estado que esté realmente al servicio de los ciudadanos. Antes que construir un adversario para tener algo o alguien a quien atacar, necesitamos revisar lo hecho, corregir, mejorar y avanzar hacia el país que queremos ser.

Nota del Economista Jefe

Esta semana el INEI publicó que entre marzo y mayo de este año el empleo cayó casi 50%, lo que significó aproximadamente 2,5 millones de puestos de trabajo perdidos. Por otro lado, en junio, el Indicca (Índice de Confianza del Consumidor de Lima Metropolitana de APOYO Consultoría e Ipsos) registró uno de los peores resultados de los últimos 16 años. La encuesta del Indicca muestra que las familias no solo están en una situación económica crítica, sino también que un porcentaje creciente espera que la situación empeore en el futuro.

Contáctenos