*Campos obligatorios
¿Olvidó su contraseña?

Nota del Economista Jefe

24/07/2020

El balance de la semana, por Hugo Santa María

El reto de recuperar 10 años

Los informes de esta semana del equipo de APOYO Consultoría sobre el impacto de la crisis del COVID-19 en el empleo nos dejan un duro mensaje: al cierre del 2020, aproximadamente 600 mil familias dejarán de ser clase media y casi un tercio de la población caerá por debajo de la línea de pobreza. Esto significa un retroceso de casi 10 años.

La crisis del COVID-19 también afectará negativamente la educación de nuestros niños y adolescentes, especialmente la de los sectores menos favorecidos. Los reportes de APOYO Consultoría sobre este tema muestran que un porcentaje muy alto de los hogares de menores ingresos no cuentan con la infraestructura básica y el equipamiento necesario para aprovechar la educación a distancia. Esto es exacerbado por otras características de estos hogares, como el bajo nivel educativo de sus jefes y jefas (que son los llamados a apoyar el aprendizaje de los niños), y la necesidad de muchos jóvenes escolares de trabajar para generar ingresos y apoyar a la economía familiar.

La realidad es dura y exige acciones inmediatas en al menos tres frentes. En el frente laboral, APOYO Consultoría sugiere tres medidas de emergencia para proteger y promover la creación de empleos formales: nuevos subsidios a la planilla, aplicar el mecanismo de suspensión perfecta correctamente y flexibilizar los requisitos para la utilización de contratos laborales temporales.

En el frente fiscal, el gasto y la inversión públicos deben cambiar drásticamente la marcha para compensar parcialmente la caída en el gasto privado. Ya establecidos los protocolos para el sector construcción, la obra pública tiene que comenzar a moverse a alta velocidad. Por otro lado, no debe ser aceptable que el gasto público corriente caiga como lo hizo en junio. En lo inmediato, y dado que la cuarentena duró más de tres meses, podría considerarse otra entrega de bonos para las familias más necesitadas que recoja la experiencia de las primeras cuatro para asegurar una ejecución rápida y segura. En lo referente a esfuerzo fiscal cabe una obvia sugerencia general: ejecutar rápida y eficientemente lo que se anuncia. Durante las últimas semanas el Gobierno ha dado buenos primeros pasos anunciando el programa Arranca Perú, la firma del acuerdo gobierno a gobierno con el Reino Unido para la construcción de infraestructura en el marco de la reconstrucción con cambios y la cesión del proyecto Chavimochic III (parado hace cuatro años) al Minagri. El factor común en estas tres muy buenas noticias es que estamos hablando sólo de los primeros pasos en cada uno de estos procesos. Falta mucho camino por recorrer y problemas que solucionar para comenzar a ejecutar esas inversiones y que esas infraestructuras comiencen a ofrecer los servicios respectivos.

Finalmente, en el frente social, esta crisis ha mostrado que nuestra red de protección social está llena de huecos. Como han señalado en un estudio reciente César Liendo y Pablo Lavado (exviceministros de Economía y Salud, respectivamente), se requiere iniciar una profunda reforma de la protección social que comience con generar componentes elementales de gestión, como una base de datos única y actualizada de los ciudadanos a ser apoyados.

La crisis del COVID-19 nos ha hecho retroceder 10 años. Debemos comenzar a recuperarlos ya mismo.

Hugo Santa María
Socio, Economista Jefe
APOYO Consultoría

NUESTRA MIRADA

Nota del Economista Jefe

El discurso del 28 de julio del presidente Martín Vizcarra fue de 115 minutos de palabras que dijeron muy poco sobre las acciones concretas a ejecutar para apoyar la recuperación económica y para enfrentar eventuales rebrotes del COVID-19. Se perdió así una gran oportunidad para reducir, aunque sea en algo, la tremenda incertidumbre en la que vivimos todos los peruanos.

Panorama económico

Durante los últimos tres meses, la recuperación económica global ha sido rápida debido a los procesos de reapertura en la mayoría de los países. Esto y el mayor apetito por riesgo a nivel global han mejorado ligeramente el entorno internacional para el Perú.

Empleo informal

En junio, el número de trabajadores en Lima Metropolitana se recuperó respecto de los meses previos. Sin embargo, la mayor parte de la mejora fue resultado del “rebote” de los trabajos informales y de salarios bajos. De hecho, en ese mes el subempleo recuperó sus niveles previos a la emergencia y, luego de una década, superó en número a los adecuadamente empleados.

Contáctanos