SAE | Servicio de Asesoría Empresarial
*Campos obligatorios
¿Olvidó su contraseña?

Nota del Economista Jefe

21/08/2020

El balance de la semana, por Hugo Santa María

Del reto de poder operar al reto de poder vender

Desde que comenzamos a salir del apagón casi total de la economía en el que estuvimos en abril y mayo, los indicadores relacionados con la producción y ventas de algunos mercados dieron señales de una lenta recuperación. Esta se hizo algo más marcada a medida que avanzábamos en las fases de la reapertura económica y se levantaba la cuarenta total a inicios de julio. En algunos mercados vimos, incluso, crecimientos muy fuertes de ventas vinculados posiblemente con un “desembalse” de compras contenidas.

Sin embargo, durante las últimas semanas estamos viendo señales de que las mejoras de la actividad y las ventas comienzan a perder algo de impulso. Por ejemplo, la demanda de electricidad, que venía recuperándose rápidamente en mayo y junio, se ha estancado un poco antes de alcanzar sus niveles precrisis. Asimismo, los indicadores de movilidad diaria hacia comercios, centros de trabajo, supermercados y farmacias muestran un “enfriamiento” similar, pero en niveles aún entre 30% y 50% inferiores a los de antes de la pandemia.

En este contexto, debido a que la pandemia no cede, el Gobierno ha puesto en pausa el proceso de reapertura económica y ha aumentado las restricciones a la movilización de las personas. Estas nuevas limitaciones afectarán principalmente la recuperación de comercios y restaurantes, así como la capacidad de generar ingresos de los trabajadores independientes informales. De este modo, durante los siguientes meses posiblemente veremos recuperación en los niveles de empleo, comparados con las escalofriantes cifras de abril y mayo, pero a la vez ingresos laborales a la baja y un crecimiento de la participación de empleos informales.

Afortunadamente tenemos algunas fortalezas para enfrentar lo que se viene. Nuestros sectores exportadores como minería, pesca y agroindustria operan actualmente casi a plena capacidad y los mercados internacionales de materias primas ofrecen precios favorables. El sistema financiero y la cadena de pagos van a estar sujetos a muchísimo estrés, pero tenemos un Banco Central de Reserva activo y listo para proveer la liquidez necesaria, y un sistema financiero –como un todo– líquido y bien capitalizado.

¿Qué más necesitamos para acelerar la salida de la crisis y aliviar en algo la difícil situación económica de millones de familias y empresas? En primer lugar, quitarle velocidad al avance de la pandemia. En este frente, como dicen los expertos, debemos cuidarnos y cuidar a los demás, mientras esperamos a que llegue la vacuna. En segundo lugar (y a riesgo de sonar repetitivo) necesitamos un impulso fiscal importante que complemente las inyecciones de liquidez que viene haciendo el BCR. En tercer lugar, necesitamos un Congreso que no genere más dudas e incertidumbre respecto del futuro de la economía. A pesar de ser formulados con el legítimo afán de ayudar a los ciudadanos, los proyectos de ley que se presentan y discuten en el Legislativo en muchos casos lograrían todo lo contrario a lo que se proponen y frenarían el desarrollo de los planes de inversión de las empresas. Un entorno político más tranquilo debería permitirnos enfrentar la usual incertidumbre de nuestros procesos electorales en mejor pie.

El Perú es un país joven, aún sólido macroeconómicamente y que ha vivido crisis durísimas y de todo tipo durante los últimos años. Seguramente saldremos de esta crisis del COVID-19 con lecciones aprendidas que nos permitirán comenzar a construir un país más fuerte económica e institucionalmente, que atienda mejor las necesidades de sus ciudadanos y enfrente con mayor probabilidad de éxito los retos de un mundo más cambiante y complejo.

Hugo Santa María
Socio y Economista Jefe
APOYO Consultoría

NUESTRA MIRADA

PANORAMA ECONÓMICO

El 2021 arrancó con algunos retrocesos. Con el fin de mitigar el impacto de la segunda ola de contagios por COVID-19, en el último mes el Gobierno dispuso medidas restrictivas más severas y extensas. Reflejo de ello, la operatividad de la economía ha retrocedido a niveles cercanos a los observados en junio, cuando estábamos en la segunda fase de reapertura económica. Y, como consecuencia, en enero y febrero la actividad económica se habría contraído nuevamente, luego de haber recuperado niveles prepandemia al cierre del 2020.

INDICCA

En enero el Indicca (Índice de Confianza del Consumidor de Lima Metropolitana de APOYO Consultoría e Ipsos) se ubicó en 40 puntos, tres puntos por debajo de la medición del mes anterior. Este resultado representa un ‘bache’ en la incipiente recuperación de la confianza de los consumidores que empezó a observarse al cierre del año pasado.

Panorama económico

Debido al rápido incremento en el número de casos de COVID-19 y al colapso del sistema sanitario, el Gobierno anunció nuevas restricciones para disminuir la propagación del virus y algunas medidas de alivio económico para compensar su impacto. Con la información disponible hasta ahora, consideramos que las medidas del Gobierno tendrían un impacto agregado moderado sobre el PBI del 2021. De hecho, las restricciones actuales reducirían el PBI anual en cerca de 0,5 p.p. por cada mes de vigencia.

Contáctanos