SAE | Servicio de Asesoría Empresarial
*Campos obligatorios
¿Olvidó su contraseña?

INDICCA

01/02/2021

En enero se frenó la recuperación en la confianza de los consumidores

En enero el Indicca (Índice de Confianza del Consumidor de Lima Metropolitana de APOYO Consultoría e Ipsos) se ubicó en 40 puntos, tres puntos por debajo de la medición del mes anterior. Este resultado representa un ‘bache’ en la incipiente recuperación de la confianza de los consumidores que empezó a observarse al cierre del año pasado (ver gráfico inferior) y se explicaría por la aprobación de la primera ronda de restricciones sanitarias anunciadas el 13 de enero y porque el mercado laboral limeño permanece muy afectado. Cabe resaltar que este Indicca no recoge el impacto de la segunda ronda de medidas anunciadas el 26-ene debido a que las encuestas utilizadas para su elaboración se llevaron a cabo entre el 13 y el 15 de enero.

El ligero retroceso del Indicca en enero se debe principalmente al deterioro de las expectativas sobre la situación económica a 12 meses (ver gráfico inferior). Es probable que esto se explique en parte por el temor al impacto económico de las restricciones que se impusieron durante la segunda mitad del mes y al riesgo de que estas medidas se intensifiquen si la situación sanitaria no mejoraba (lo que eventualmente ocurrió). Las nuevas restricciones sobre la operación de los comercios y restaurantes habrían tenido un impacto particularmente relevante sobre la economía limeña, pues estas actividades representan un mayor porcentaje del empleo y la actividad económica en la capital –en comparación con otras regiones del país–.

Además, la confianza de los consumidores en enero aún se veía afectada porque el mercado laboral limeño permanece deteriorado. La recuperación de la demanda laboral ha sido muy limitada en la capital, lo que se refleja en el estancamiento del empleo formal y del ingreso laboral promedio en niveles muy bajos durante los últimos meses (ver gráfico inferior), principalmente para los más jóvenes. Como consecuencia, el porcentaje de hogares que considera que es más difícil encontrar empleo permanece en niveles elevados (72%) y casi la mitad de los encuestados reportaba un deterioro en su situación económica al 13-15 de enero.

En conclusión, la confianza de los consumidores limeños continuaba estancada en niveles bajos a mediados de enero y es probable que la imposición de la cuarentena a partir del 31 de enero afecte aún más la situación económica de los consumidores, en particular de aquellos de menores ingresos. Por este motivo, es clave que la entrega del nuevo bono a las familias sea veloz y que se aprueben rápidamente medidas complementarias orientadas a limitar la destrucción de empleos. Según declaraciones de los ministros, el Gobierno evalúa algunas medidas que aumentarían la liquidez de las empresas y podrían contribuir a proteger la cadena de pagos, como la postergación del pago de impuestos.

NUESTRA MIRADA

PANORAMA ECONÓMICO

El 2021 arrancó con algunos retrocesos. Con el fin de mitigar el impacto de la segunda ola de contagios por COVID-19, en el último mes el Gobierno dispuso medidas restrictivas más severas y extensas. Reflejo de ello, la operatividad de la economía ha retrocedido a niveles cercanos a los observados en junio, cuando estábamos en la segunda fase de reapertura económica. Y, como consecuencia, en enero y febrero la actividad económica se habría contraído nuevamente, luego de haber recuperado niveles prepandemia al cierre del 2020.

Panorama económico

Debido al rápido incremento en el número de casos de COVID-19 y al colapso del sistema sanitario, el Gobierno anunció nuevas restricciones para disminuir la propagación del virus y algunas medidas de alivio económico para compensar su impacto. Con la información disponible hasta ahora, consideramos que las medidas del Gobierno tendrían un impacto agregado moderado sobre el PBI del 2021. De hecho, las restricciones actuales reducirían el PBI anual en cerca de 0,5 p.p. por cada mes de vigencia.

Riesgo regulatorio

El 2020 fue el año con el mayor riesgo regulatorio proveniente del Congreso de la República en al menos 15 años. En el 2021, lo más probable es que el riesgo regulatorio se mantenga muy elevado debido a que los principales factores que lo impulsaron al alza continuarán presentes y se han sumado nuevos aspectos que lo exacerban.

Contáctanos